Jackson Guitar

lunes, 13 de octubre de 2014

Preguntas 2

¡Buenas!

Hoy me he levantado inspirado (y de notable mejor humor que antes de ayer xD) para escribir algo más, y la verdad es que me han venido a la mente varias preguntas. He pensado en intentar darles respuesta así que a ver con qué me sorprende mi "episteme" (véase "examen de filosofía el viernes" jajaja):

1. ¿Es correcto que un padre o madre corrija desde el principio a su hijo dándole una torta cuando le contesta de mala manera o insulta?
Para qué os voy a mentir, a mí me parece que sí.
Conozco niños malcriados con los que me pasé jugando tardes y tardes durante varios años de mi niñez y, joder, una buena hostia a tiempo les hubiera sentado de perlas.
¿Qué es eso de insultar a su madre e incluso pegarle cuando sólo te está diciendo que os vais a casa o que no hagas x cosa? ¿Y que la madre sólo le diga "oye, ¡que te encierro en el trastero!" o "¿¡a que mañana no venimos al parque!?" (y al día siguiente venir), ¡que conste que estoy hablando de críos que en ese entonces tenían menos de diez años! No sé qué pensáis vosotros, pero yo no toleraría semejante actitud de mis hijos (cosa que, en un futuro, puede evolucionar a mucho peor).

2. ¿Qué ganas insultando a alguien por su aspecto y condición física?
Éste es un tema que me enerva porque es algo que pasa, por desgracia, muy a menudo. El acoso escolar es una realidad presente y que no tengo la impresión de que vaya a cambiar mucho...
Posiblemente x persona se sienta superior o mejor que la otra por resaltar esos "defectos", pero me pregunto cómo se sentiría si un día se entera de que la persona a la que acosa ha decidido quitarse vida.
¿Qué, a caso te sentirías genial si fueras TÚ?
Igual que granito a granito se llena la playa de la ciencia con nuevos descubrimientos, también se puede aplicar el mismo principio a las personas. Un día que alguien le diga algo malo a otro quizá solamente le moleste y luego lo olvide, un segundo día puede ser que pase lo mismo, pero el día en el que empieza a darle vueltas ya no es lo mismo.
No todo el mundo es fuerte, mucha gente es muy susceptible a las críticas y sí, pueden llegar al punto de hacerse cortes (cosa que me parece muy grave), así que creo que no estaría de más que desde pequeños nos mostrasen verdaderamente lo que puede conllevar el bullying, no solamente que nos digan "si te insultan, díselo al profesor/a tus padres".
Una cosa que sospecho que es consecuencia de la baja autoestima (causada por las repetidas críticas) es el encerramiento hacia la gente, el no atreverse a conocer personas nuevas por miedo a que también te critiquen. Lo malo de esto es que muy seguramente haya gente que pase de que nunca marques gol jugando a fútbol, de que no tengas mucha resistencia corriendo o de que tengas muchos granos en la cara y lleves gafas y no te atrevas a buscarlos, porque si te lo propones, los encuentras, y estarán encantados de conocerte y de hacerte ver que vales para muchas cosas de carácter menos superficial y más importante.
A todo esto, antes de criticar, plantéate de una forma más seria las consecuencias.

3. ¿Deberíamos quejarnos de que concedan becas y puestos de trabajo a inmigrantes antes que a nosotros?
Esta pregunta es muy delicada, se me ha pasado varias veces por la cabeza y aún no he dado con una respuesta con la que sentirme a gusto.
Es universalmente conocido que las condiciones laborales en los países tercermundistas suelen ser precarias, así que veo completamente lógico que decidan emigrar para buscar mejores condiciones de vida y trabajo y llevar un mayor sueldo a casa. El enfrentamiento reside en que España se encuentra en un punto en el que las ofertas de trabajo no son muy abundantes o, si las hay, requieren mucha preparación, pero cabe la posibilidad de que concedan el puesto a alguien que viene de fuera (posiblemente por no tener que pagarle un sueldo tan alto como a alguien de aquí ejeminteresadosejem o porque realmente está capacitado para éste) antes que a alguien de "la casa".
E aquí el foco de la cuestión: se dan casos en los que las condiciones de vida de familias españolas no son las estándar sino que están por debajo (o bastante/muy por debajo) de la media, igual que pasa con muchas familias emigrantes. Por tanto, si ambas se encuentran en una situación similar, ¿a quién deberían conceder el "privilegio"? Sinceramente no sé bien bien qué responder, así que prefiero no mojarme.

4. ¿Debería estar prohibido abortar?
Otro punto que considero delicado.
Dejando a un lado los riesgos que conlleva abortar y centrándonos en la cuestión de si debería estar prohibido o aceptado, me decanto por lo segundo.
Es cierto que existe el derecho fundamental a la vida y se aplica en una inmensa mayoría de legislaciones, pero yo apoyo, sin pensarlo dos veces, que una mujer debe tener el derecho a decidir si quiere seguir con el embarazo o pararlo, más allá del derecho nombrado al principio, de que el aborto sea de riesgo, haya sido causado por una violación o porque el feto sufra malformaciones.
Si una pareja ha tenido un descuido con los métodos anticonceptivos, estos eran defectuosos o cualquier otra causa, no entiendo por qué empeñarse en hacer que la mujer que ha quedado preñada tenga que soportar los nueve meses de embarazo, dar a luz y además criar a su hijo si ésta no quería. Ahora puede saltar alguien diciendo "pues que hubiera ido con más cuidado que para eso la juventud sabe tanto de sexo hoy en día", y no digo que la frase no tenga razón, pero imagina que a quien le sucediera fueras tú o tu hija. Si no te conviniera tener un hijo, ya sea por causas económicas, porque estás estudiando y no tienes tiempo para encargarte de otra persona o por la razón que sea, muy seguramente no dirías "ajo y agua".

Bueno, éstas son unas pocas que tenía en mente. Sé que llegué a pensar en otras pero ahora no las recuerdo así que ya escribiré otra entrada cuando refresque mis neuronas.

Estaría guay saber qué pensáis vosotros respecto a estas preguntas por eso de tener más criterio y puntos de vista a la hora de elaborar respuestas, así que si queréis dar vuestra opinión no os cortéis, ¡que para eso están los comentarios!

Buenas noches y hasta otra^^

4 comentarios:

  1. Hola, me gustaría dar la opinión sobre dos preguntas que has realizado: 1_ ¿Qué ganas insultando a alguien por su aspecto y condición física?. La verdad es que los insultos esta a la orden del día, aunque yo no estoy nada a favor de los insultos, creo que los piques entre amigos no es nada malo, sabiendo siempre hasta donde llegar. Cuando una broma no hace gracia a uno de los involucrados ya no es una broma.

    La otra pregunta que me gustaría dar mi opinión es:¿Es correcto que un padre o madre corrija desde el principio a su hijo dándole una torta cuando le contesta de mala manera o insulta?
    Bueno, la verdad es que yo soy muy pacifista, y no creo que sea necesario una torta para educar, creo que castigar sin salir o poniendo mas tareas (es mas efectivo si les haces hacer una tarea desagradable ej. limpiar el inodoro) son buenos métodos para educar a los hijos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por supuesto entre amigos y hasta un límite también lo veo aceptable.
      Respecto a lo otro, no había pensado en lo de las tareas domésticas como castigo, también opino que es un buen método.
      ¡Gracias por tu comentario!

      Eliminar
  2. En verdad no entiendo por qué es aceptable golpear a un niño. Si le pegas, le estás demostrando que eres una persona a quien le debe temer, y que por tener más fuerza, tienes el derecho a herirlo. Hay muchas maneras de corregir actitudes sin tener que usar la violencia.

    ¡Saludos!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No acepto la violencia como un método de educación sino de corrección cuando "se está pasando de la raya", con esto no me refiero a haberte sacado la lengua o a haberse negado a hacer algo sino a que te insulte o te golpee como si fueras cualquiera, considero que como padre debes "ganarte" un mínimo respeto y autoridad (que no ser un dictador, no confundamos términos).
      Un cachete o un azote en el culo no lo tengo como algo grave siempre y cuando no se tome como el primer recurso a la hora de corregir a tu hijo ni se efectúe a menudo, sino, éste te tomaría como una figura más intimidatoria que familiar y cercana y no lo apoyo (si eres su madre/padre no es para que te repela), además, ya han dicho en un comentario anterior que la realización de tareas domésticas o desagradables es un buen castigo, así que también lo tomo como opción.

      ¡Saludos y gracias por tu comentario!

      Eliminar