Jackson Guitar

sábado, 23 de agosto de 2014

Lugares con encanto e historia

¡Hola de nuevo!

Hemos pasado unos días fuera (¡síiii, por fin!) y hemos visitado Toledo, Mérida y, de vuelta a casa, un pueblecito llamado Medinaceli en Soria, así que como me gustan los sitios con cosas antiguas, no he podido evitar escribir al respecto.

Como supondréis después de leer el párrafo anterior, en estos lugares se pueden ver las huellas del pasado, tales como puentes, arcos de triunfo, murallas, anfiteatros, catedrales, ruinas, calles empedradas, casitas de piedra con puertas y ventanas de madera... Vamos, cosas que suelen ser de agrado al ir a visitar algún sitio (al igual que probar la comida típica de la zona jeje).

Como me han parecido sitios muy bonitos, pondré unas cuantas fotos a lo largo de la entrada. No escatimaré en tamaño porque sino no se ven tanto como me gustaría xD

Fotografía de uno de los puentes del centro histórico de Toledo sacada por mi padre, con el río Tajo y una parte de muralla a la izquierda.

No solamente por la grandeza de las construcciones, por los métodos tan rudimentarios de los que disponían para construirlas, por los siglos que han aguantado en pie, sino también por el hecho de ver algo distinto a la monotonía de nuestros edificios, hacen de sitios así algo que te hace decir instantáneamente "bueno, ¿cuándo nos mudamos a vivir aquí?" u "ojalá tuviera esta vista desde mi ventana" jajajaja.

En Toledo, el segundo día comimos en un restaurante llamado La Hacienda del Cardenal (que creo recordar que también es un hotel y no sé qué más). Éste era el menú:
Como podéis imaginar, comimos como reyes xD No he probado nada de la alta cocina (y no pongo en duda que pueda estar muy bueno lo que sirvan) pero desde luego la cocina tradicional se lleva un diez.

Cuando paramos en Medinaceli en el viaje de vuelta a casa, comimos en un restaurante llamado El Rincón de Medinaceli (buenísimo también, por cierto), recomendado por el dueño de una tienda del pueblo (incluyo también el menú equis de):

Uno de los camareros nos dijo que, al visitar el pueblo, la gente se impresionaba al verlo todo hecho de piedra y con casas que no superaban los tres pisos. Supongo que no es algo revelador, pero creo que vale disfrutar de ver rincones así:






































Y de ver lo que eran capaces de construir siglos atrás sin máquinas:























Estas cuatro últimas fotos están sacadas en Mérida.

Puede ser chulo visitar grandes ciudades como lo pueden ser Barcelona o París, pero creo que sitios en los que puedes recrear, mediante la imaginación y lo que ves, cómo vivieron nuestros antepasados tienen bastantes más puntos a favor a la hora de escoger destinos para pasar unos días en vacaciones, además de la gastronomía (punto importante eso de comer bien) y es que ¿acaso no se dice que al hombre se le conquista por el estómago? Jajajaja.

Bueno, esto ha sido todo. ¡Hasta otra!

No hay comentarios:

Publicar un comentario