Jackson Guitar

domingo, 10 de agosto de 2014

Frío, te quiero.

Buenos y acalorados días.

Soy un individuo tan reacio a pasar calor y todo lo que ello conlleva que no he podido evitar escribir sobre ello. Allá voy.

Para empezar, y posiblemente de las cosas que más me molesten del verano: si hace calor, se hace casi imposible dormir. Hasta que no llegan las tres de la madrugada que empieeeeeeeza ligeramente a bajar la temperatura no consigo pegar ojo, vamos, que si me voy a la una y algo a dormir o a la dos, me estoy una hora/hora y pico dando vueltas en la cama y blasfemando cual poseso por no poder conciliar el sueño.

Segundo: quizá tengáis la maravillosa suerte de que si hace calor no sudáis mucho, así que ya os podéis imaginar qué va en segundo lugar de las cosas que ODIO del calor... Una de las tareas que tengo que chuparme a pleno sol porque ya pocas veces otra persona en mi casa lo hace es sacar mi perro a pasear a las 3 de la tarde (hora ideal para hacerlo eh, pero no me queda otra...), y bueno, cuando lo saco de 7:30 a 8:30 por las tardes no es que refresque mucho tampoco.

Tercero: vistas como vistas, VAS A TENER CALOR IGUALMENTE. Vayas en ropa interior en casa, como en bañador, como sin nada, VAS A TENER CALOR IGUALMENTE. Aunque te pongas en la sombra, si no hace viento, VAS A TENER CALOR IGUALMENTE. Si te tomas un refresco o un helado, VAS A TENER CALOR IGUALMENTE EN CUANTO TE LO HAYAS ACABADO. Aunque te duches con agua fría, te metas en la piscina o vayas a la playa, VAS A TENER CALOR IGUALMENTE EN CUANTO SALGAS DE ÉSTA.

Cuarto: no sé vosotros, pero comer platos calientes en verano se me hace un poco insoportable. Siempre estoy deseando que llegue la fruta (oh, querida sandía fresquita...) para darle una tregua a mi cuerpo después de, por ejemplo, unas MALDITAS habas a la catalana o un cocido de mi yaya (que es fan de las comidas calientes durante todo el año...).

Bueno, creo que ya ha quedado bastante claro que amo[DIO CON TODA MI ALMA (excepto porque en verano es mi cumple y porque adoro los almendrados jeje)] el verano sobre cualquier otra cosa, así que pasemos al frío.

Primero: si hace frío a la hora de dormir, es tan fácil como poner una manta polar encima del colchón, otra para taparte y el edredón encima. Se está taaaaaaaan pero taaan bien que me he pasado todo el invierno (en serio) durmiendo en boxers sin necesidad de pijama.

Segundo: con el frío se suda muy poco así que estoy encantado de la vida. Para no tener frío al sacar al perro sólo tengo que abrigarme y listo.

Tercero: ¿hace frío en la calle? Abrigo, bufanda y guantes. ¿Hace frío en casa? Calefacción, pijamita y bata. ¿No encuentras sombra en la calle? Coño, pues mejor un poco de sol para un mini plus de calor. ¿Te apetece comer algo caliente? Lo tienes la mar de fácil (y anda que no apetece una buena taza de chocolate caliente para merendar...). ¿Tienes frío al salir de la ducha? Remedio fácil: te pones el pijama y los calcetines largos y gruesos y listo.

Cuarto: es posible que en invierno también apetezca una ensalada de pasta, una ensaladilla rusa o demás platos no exclusivamente calientes, y lo bueno es que no te va a dar frío al comerlos (AL CONTRARIO DE COMER PLATOS CALIENTES EN VERANO).

Quinto: esto ya es porque soy mu presumido cuando quiero xD y es que me gusta mucho más la ropa de invierno y la de entretiempo que la de verano. Me gusta conjuntar, me gusta llevar camisetas con camisas encima, me gusta llevar Nikes altas, me gusta llevar chaquetas tejanas y de cuero... En verano si llevo algo más (o que tape más) que tirantes, bermudas y sandalias, posiblemente me encontréis derretido en mitad de la acera. Calzado tipo deportivas puedo soportarlo, pero la verdad es que prefiero llevar los pies al descubierto.

¿Qué opináis al respecto? ¿Sois de los míos o de los que aman incondicionalmente el verano? Jajajaja.

¡Hasta otra!

3 comentarios: